Español

La naturalización como derecho fundamental – para una Suiza moderna

De los ocho millones de personas que viven en Suiza, dos millones no tienen pasaporte suizo. Este es un resultado más de una política de exclusión. Hay pocos países en Europa que pongan tantos obstáculos a la naturalización. Vivimos la diversidad a diario, pero en los planos político, económico, social y cultural, las oportunidades y los derechos se distribuyen de manera desigual. Esto va en detrimento de la democracia: por ello queremos desarrollar un nuevo y valiente modelo de sociedad.

La participación es un derecho fundamental

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Quien vive en Suiza tiene que tener derecho a participar plenamente en la vida política y social. El camino a seguir es la naturalización: el derecho a participar en las elecciones y en los referendos, tener una residencia asegurada y, sobre todo, el derecho a ser reconocido como miembro de pleno derecho de la comunidad. Estamos convencidos de que todas las personas tienen el derecho fundamental de ser ciudadanos de los países en los que viven permanentemente.

Por una verdadera democracia

La diversidad resultante de la migración aumenta la riqueza cultural de Suiza. Los orígenes, las convicciones ideológicas y la posición social de una persona no deben tener influencia alguna en sus derechos ciudadanos. Nadie debe estar obligado a adaptarse para «merecer» la ciudadanía. Sólo así puede asegurarse de manera creíble la participación en pie de igualdad de todos y todas, de modo que todos los habitantes puedan contribuir plenamente al bien común.

Promoción de la naturalización

La Confederación, los cantones y los municipios deben promover activamente la naturalización en interés de una verdadera democracia. El procedimiento actual se basa en la selección y en la sospecha de que una persona pueda exigir algo que no le corresponda. Esta actitud debe cambiar. Las personas que viven en Suiza y que aún no tienen pasaporte suizo deben ser acogidas, apoyadas e invitadas a naturalizarse. Entre otras medidas de promoción eficaces, se deberían suprimir las tasas administrativas correspondientes.

Criterios objetivos, procedimientos justos

Toda persona que haya vivido en Suiza durante cuatro años debe tener derecho a la naturalización, independientemente de su régimen de residencia. Todo criterio anticuado, subjetivo o arbitrario debe ser abolido. Los plazos mínimos de residencia cantonal y comunal carecen hoy en día de justificación alguna. De igual modo, es discriminatorio que las personas que reciben o hayan recibido prestaciones de la ayuda social se vean privadas de sus derechos civiles. La naturalización debe ser otorgada por una autoridad administrativa de acuerdo con un procedimiento rápido y económico.

Toda persona nacida en Suiza tiene derecho al pasaporte suizo

Los niños y niñas que tengan su residencia en Suiza al nacer deben obtener la ciudadanía suiza. Este enfoque, habitual en otros países, garantiza la igualdad de oportunidades para todas las personas nacidas aquí, respeta la diversidad de la población y refuerza una democracia viva y comprometida con la igualdad y la justicia.

¡Firme el Manifiesto!